Torneo Argentino 2017

Torneo Argentino 2017

Este año el Torneo Argentino me agarró con la motivación baja luego de la mala experiencia en la Copa Samsung. Dicha experiencia me afectó de tal manera que entre los dos torneos mi actividad relacionada con el go fue casi nula.

Así, mis expectativas eran, más que buscar resultados, investigar mi relación actual con el go. Jugué el torneo viendo si me podía volver a motivar, y si lograba relacionarme con las partidas que jugaba.

El torneo tuvo dos elementos objetivos que lo hicieron muy particular: por un lado, que fue de modalidad presencial, algo que no se hacía desde muchos años atrás. Constó de seis rondas distribuidas en tres días, a razón de una ronda a la mañana y otra a la tarde, con tiempo de 1h + 20 x 15min. Todas las partidas fueron en el Club Fénix de Villa Devoto. Por otro lado, que enviaron desde la Hankuk Kiwon de Corea a Lee Eodeokdung 1p, un joven y simpático profesional de 19 años de edad que yo había conocido en mi última visita a Corea. El rol de “Dung” era revisar nuestras partidas y dar algunas clases, algo que cumplió de forma excelente.

Mis partidas no fueron muy buenas. Casi pierdo con dos oponentes más débiles que yo a causa de descuidos fuertes en mi juego, y jugué un auténtico desastre contra Fernando Aguilar. Además, perdí una vez más contra Santiago Tabares, aunque en una partida no completamente indigna. La adjunto incompleta por falta de memoria de ambos a la hora de reproducirla varios días después.

En términos de resultados, entonces, logré cuatro triunfos y dos derrotas (contra Fernando y contra Santiago), por lo que terminé en 5to lugar.

Los resultados finales del torneo.
Dung en una revisión de partida del torneo.

Más allá de los resultados o de la calidad de las partidas jugadas, la experiencia me sirvió para devolverme algo de la motivación perdida, y de la capacidad de mirar al go con ojos de principiante y de curiosidad absoluta. Con esto de vuelta en mí, mis objetivos empezaron a mutar hacia un paradigma de crecimiento personal en el juego, y no tanto de resultados. En este cambio de paradigma me encuentro ahora.

Es un buen punto de partida para prepararme para el próximo hito, a menos de dos meses de distancia: el Congreso Iberoamericano de Go.

Copa Samsung 2017

Copa Samsung 2017

Una edición más del torneo preliminar de la Copa Samsung ha terminado. Como jugador, no puedo decir que haya sido una buena experiencia. No pude cumplir mi objetivo de ofrecer una buena partida, y perdí en primera ronda contra Nuttakrit Taechaamnuayvit 5D, de Tailandia, por lo que nuevamente el torneo fue para mí un solo juego. Si bien fue una partida algo mejor que la del año pasado, no estuvo a en absoluto a la altura de mis expectativas.

Por lo demás, el torneo fue muy similar a la última edición, incluyendo a varios jugadores reincidentes. Fue interesante reencontrarme con ellos, y sobre todo con Mateusz Surma, con quien había entablado una buena relación en 2016. Mateusz venía de tener varias victorias consecutivas en la China C League, con las cuales había demostrado que está teniendo un buen año. Lo felicité por sus victorias, y me contestó, sonriente, que todavía no entendía lo que había pasado en dicha liga.

La sorpresa de este torneo fue Victor Guang Chow, 7D amateur de Sudáfrica, quien ganó en las primeras rondas a tres profesionales occidentales, contra todo pronóstico: Ryan Li 1p (inicialmente, el favorito del torneo), Ali Jabarin 1p, y Eric Lui 1p. Después de la derrota en primera ronda, Ryan dejó Seúl inmediatamente, faltando a la ceremonia de cierre. Presumo que su frustración fue muy grande.

Finalmente, Guang Chow perdió en la final contra nada más y nada menos que Mateusz, quien ganó la World Division y volverá a Seúl a jugar el torneo principal en Septiembre. Después del éxito en la liga china, logró con este evento ganar su primer torneo desde que su conversión a profesional dos años atrás. Estaba exultante.

Mateusz y Victor en el momento decisivo de la partida final.

Por otro lado, también pude reencontrarme con mi amiga Lee Younshin 5p, que siempre es una experiencia muy grata. Ella, con la ayuda de Park Ji Eun 9p, colaboraron con la revisión de mi partida.

Respecto a dicha partida, la verdad es que no logré en ningún momento el estado psicológico correcto para jugarla. Usé casi todo mi tiempo principal antes de que mi oponente usara siquiera treinta minutos del suyo, cometí algunos errores tácticos y, finalmente, perdí por un vergonzoso blunder de lectura. El reencuentro con los jugadores profesionales y con un torneo de alto nivel, es interesante, pero hacerlo ya dos veces no compensa la frustración de perder de esta manera.

La realidad es que la combinación del nivel del torneo y de su sistema extremo en crueldad (eliminación directa) hace que no sea un torneo interesante de repetir, al menos por ahora. Mi experiencia en torneos grandes no es mucha, por lo que el factor psicológico necesita algo un poco más suave. Después de una primera ronda, necesito poder levantar la cabeza, recuperarme, y continuar. La copa Samsung no permite esta recuperación. Después del golpe, ya es demasiado tarde.

Por esto es que no creo que regrese a este torneo por un buen tiempo. Trataré de dedicarme a torneos amateurs, más accesibles y con más rondas, que ofrezcan mejores oportunidades de crecimiento. El Iberoamericano de este año en México es un buen ejemplo del tipo de torneos que debería jugar, o el Campeonato Europeo del año que viene, que por cuestiones personales tengo altas chances de jugar, sería otro. Por lo pronto, recuperación física, mental y moral.

Entrenamiento para la Samsung (2)

Entrenamiento para la Samsung (2)

Las últimas semanas estuve jugando algunas partidas de práctica con Santiago Tabares, y otras de enseñanza con Fernando Aguilar, con vistas a mi participación en esta edición de la Copa Samsung.

Dichas partidas fueron la principal preparación para el torneo, enfatizando la cuestión psicológica en cómo jugar. Mi intención, como dije en el último post, es jugar una partida completa con buen espíritu, más allá del resultado. No cometer blunders, no jugar sin estilo ni inspiración, jugar lo mejor que puedo jugar y llevarme una buena partida conmigo.

Creo que esto lo logré, en parte, en la segunda partida que jugué con Fernando, que terminó en una victoria de él por 6,5 puntos (sin komi). La primera, en cambio, fue muy poco interesante y parecida a la jugada contra Ignacio Iglesis en la última ronda del PGLATC. Al finalizar dicha partida, Fernando me dijo que no quería que jugara así el torneo, algo que me pareció muy razonable. La segunda, entonces, creo que fue una mejoría.

Mañana salgo para Seúl. Sinceramente, me pesa compartir tabla con los mejores jugadores de Occidente: además de Pavol Lisy, Ali Jabarin, Artem Kachanovskyi o Mateusz Surma, está por ejemplo Ryan Li, quien hace algunos días le ganó a Chen Yaoye 9p (ex número 1 del mundo) en la copa MLily.

World Division 2017, en su poco amigable formato de nombres verticales.

Mi humilde intento apuntará a, además de lo expresado más arriba, disfrutar del torneo y de la posición privilegiada que es estar en esta tabla.

Allá vamos.

Entrenamiento para la Samsung (1)

Entrenamiento para la Samsung (1)

Desafié a Santiago Tabares a una partida, en el marco de la 6° Superliga Argentina de Go, para entrenar de cara a la Copa Samsung, para la cual falta cada vez menos.

Jugamos una partida interesante, que estuvo pareja la mayor parte del tiempo. Mi concentración amainó sobre el final del medio juego, donde cometí un par de jugadas demasiado pasivas, Q10 y N12, que le dieron la iniciativa en el centro a Negro. Más adelante, intenté reducir el centro con muy mala táctica, y lo rematé con un error de lectura serio promediando el yose.

Si bien al final perdí por abandono y cometí los errores mencionados, creo que fue una partida completa jugada con buen espíritu, que es en última instancia mi aspiración para todas las partidas. Es decir, fue una partida sin el factor psicológico como agente determinante, que podría haber ganado cualquiera de los dos. Sobre este tipo de partidas es que puedo construir para mejorar.

Pandanet Go Latin American Team Championship – 9° Ronda (Chile)

Pandanet Go Latin American Team Championship – 9° Ronda (Chile)

El domingo pasado fue la novena y última ronda del Pandanet Go Latin American Team Championship, en la cual el equipo argentino jugó con el chileno. No escribí mucho sobre este torneo, del cual fui capitán, porque me generó muchas frustraciones como jugador, y un par de partidas tan malas que no quise volver a mirar. Pero la realidad es que nuestro equipo llegó a la última ronda con un pie adentro de la final, que se realizaría de forma presencial durante el 1° Congreso Latinoamericano de Go en Cancún, México, con los costos cubiertos por el spónsor, Pandanet.

La tabla al momento de jugar la 9° ronda.

Como se ve en la tabla, al momento de jugar contra Chile Argentina ocupaba el segundo puesto, a 1 punto de México con una diferencia de 2 board points, y a un punto de Chile y Colombia, en tercer puesto, por la misma diferencia de 1 punto y 2 board points. Es decir, que aún perdiendo el punto, Argentina podía mantener su segundo puesto y clasificar a la final, siempre y cuando ganara al menos 1 board point que le permitiera desempatar con Chile por el segundo puesto.

Entonces, como dije más arriba, era difícil no clasificar, ya que una victoria de Chile por 3-0 era improbable comparando “en los papeles” a nuestros jugadores. Pero esa aparente facilidad para clasificar solo podía acrecentar nuestra presión, así como la voluntad de Chile de jugarse el todo por el todo y luchar ferozmente por sus tres puntos.

Elegí la que siempre consideré la mejor formación para Argentina durante el torneo: Fernando Aguilar, Santiago Tabares, y yo mismo. Es decir, los tres mejores rankeados hasta el momento en el RANGO de la AAGo. En el anterior partido que habíamos jugado en esta formación, contra Colombia, tanto Fernando como Santiago habían ganado, mientras que yo había perdido. En el anterior a ese, contra México, la fórmula había sido inversa. Por su parte, Chile también envió a su mejor formación: Avelio Sepúlveda 6d, Nicolás Schroeter 2d, e Ignacio Iglesis 2d, confirmando la sospecha de que se iban a jugar todo.

El match estuvo repleto de irregularidades, y las cosas empezaron mal desde el principio. El segundo tablero de Chile anunció que tenía una demora de veinte minutos, por lo que solo nuestros primeros tableros empezaron a jugar (Fernando Aguilar vs Avelio Sepúlveda). En la segunda jugada de ese partido, Avelio tuvo un missclick. Fernando le concedió deshacer la jugada, pero como el undo no estaba habilitado (por una restricción de la sala de torneo), tuvieron que volver a empezar.

Cuando llegó Schroeter, a las 22.25, empezaron los otros dos partidos. En el mío con Ignacio, que jugué horriblemente, Ignacio perdió la conexión dos veces. Unas veinte jugadas después, el servidor indicó que Ignacio había perdido por abandono. Él, confundido y aún conectado a Pandanet, no entendía cómo había sucedido eso. Concedí retomar la partida, por códigos, y porque no hubiese tolerado ganar así (en el tablero estaba perdiendo). Finalmente, perdí por abandono.

La segunda partida en finalizar fue la de Fernando y Avelio. Según Pandanet, Fernando ganó por 1/2 punto, pero apenas terminó la partida, el capitán de Chile y varios jugadores más declararon que había habido un error. Al parecer, a Avelio le figuraba que había ganado él mismo (de la veracidad de esta declaración tengo mis serias dudas), y había una piedra no marcada como muerta que daba la partida a Avelio también por 1/2 punto. Estábamos todos muy confundidos, y el resultado de esta partida quedó incierto por más de media hora.

Mientras tanto, Santiago Tabares estaba jugando con Nicolás Schroeter una partida que había empezado desfavorable para Santiago, pero que estaba dando vuelta. Justo después de que él jugara en el punto vital de un gran grupo de Nicolás (prácticamente matando al grupo), el chileno perdió por tiempo. Enseguida el capitán de Chile reclamó que al reloj de Nicolás todavía le quedaban dos segundos, por lo que la derrota por tiempo no era válida.

Es decir, las tres partidas fueron irregulares (una desconexión, un error de conteo de software, y un problema de tiempo con el servidor), por lo que las elevamos al director del torneo, Emil García. La decisión final, luego de debatir hasta la 1.30 de la mañana, fue que la partida de Fernando fue concedida a Avelio (porque contando los puntos por cualquier medio, la victoria era de Avelio por 1/2 punto), la mía fue concedida a Ignacio, y la de Santiago fue concedida a Santiago. Así, quedamos con un punto.

Es muy insólito que, mirando los registros de cada jugador en Pandanet, Argentina sería el ganador por 3-0 pero terminara perdiendo 2-1, pero así es como queda en las actas. En lo personal, luego de conceder mi partida por desconexión, el missclick de la partida de Fernando y el conteo erróneo de la misma partida (en la que, dicho sea de paso, se obtuvo un resultado distinto al acordado por ambos jugadores, algo extremadamente irregular), el reclamo por la de Santiago me pareció un recurso desesperado del equipo chileno, y muy fuera de lugar.

Respecto a mi partida, fue de un nivel muy bajo y la perdí muy rápido. Esta partida, junto con la que perdí contra Felipe Moreno, de Colombia, me dejó un sabor a bajísimo rendimiento como jugador en el torneo. Analizando la situación en retrospectiva, llego a la conclusión de que la duplicación de roles, como jugador y como capitán, fue demasiado para mi estado psicológico, la debilidad principal de mi juego. En estas dos partidas, simplemente no llegué a un nivel de concentración adecuado para jugar en mi mejor forma, perdiendo puntos importantes para el equipo.

En conclusión, obtuvimos el punto que necesitábamos, aún perdiendo el match, y clasificamos a la final con lo mínimo posible. Tengo la esperanza de que jugando en persona el último match, ya liberado de mi función de capitán, pueda ofrecer un mejor nivel. También tengo la esperanza de que, acorde al objetivo planteado al inicio del evento hace ya ocho meses, ganemos el torneo. El paso a México ya lo dimos.

Adjunto las tres partidas del match, con comentarios sobre la propia.

The Middle Game of Go – Sakata Eio

The Middle Game of Go – Sakata Eio

Ishi Press fue la primera editorial grande de go en inglés, fundada a fines de los años sesenta por Richard Bozulich. Su importancia es tal que casi todos los clásicos de la literatura de go en este idioma fueron publicados por Ishi Press, incluyendo la gran Go World. Sus publicaciones concluyeron en los años ’90 (excepto Go World, continuada en Kiseido), pero sus libros nunca dejaron de ser una referencia para los jugadores occidentales.

Portada del libro.

Hace poco, se reeditaron varios libros de Ishi Press, y el año pasado aproveché para comprar algunos por Amazon, pidiendo a mis padres que los trajeran desde Estados Unidos. Fueron Enclosure Josekis, de Takemiya Masaki, The Great Joseki Debates, de Honda Kunihisa, y The Middle Game of Go, de Sakata Eio, que es el objeto de este post.

The Middle Game of Go es uno de los grandes clásicos, leído en masa por los jugadores de los años setenta y ochenta. Lo escuché recomendarlo en varias ocasiones a Fernando Aguilar, por lo que me interesaba leerlo en algún momento.

A grandes rasgos, el libro es el comentario exhaustivo de cuatro partidas de Sakata Eio los años cincuenta y sesenta, centrado en el medio juego de cada una de ellas. El fuseki de todas las partidas está analizado en los dos volúmenes de Modern Joseki and Fuseki, también de Sakata, por lo que este puede considerarse una suerte de continuación de aquel libro.

Espero que se pueda apreciar lo pésimo de la edición.

El principal problema del libro, que hace que su lectura sea casi un sacrificio, es la pésima reedición. Con todos los libros reeditados de Ishi Press está el mismo problema de una edición de muy mala calidad, pero en este caso es peor. El tamaño de las páginas es muy menor al tamaño del papel de dichas páginas, como si fuera una fotocopia reducida, por lo que la letra es mínima. Además, los diagramas están impresos en este mismo tamaño, y con una impresión muy poco definida, por lo que en algunos casos hay que usar un poco de imaginación para entender los números de las piedras. Esto descontando, desde ya, las erratas, que son varias.

Salvando estos problemas, las partidas son muy interesantes y los análisis incluyen algunos “josekis de medio juego” muy útiles, como técnicas de reducción para varios shimaris y diferentes bosquejos territoriales. La tercera partida incluye hasta un análisis detallado del yose, por lo que se puede decir que los comentarios son bien exhaustivos en todos los aspectos del juego menos en fuseki y en joseki (reservados para los otros libros del autor).

Otro punto interesante del libro es que usa constantemente términos en japonés, algo que, en lo personal, me gusta (aprender los nombres de las jugadas es, en algún punto, aprender las jugadas).

En resumen, más allá de la pésima edición y de su relativa anacronicidad (las partidas se sienten algo antiguas, y en estos tiempos ya se siente muy ajena la didáctica japonesa), creo que es un libro breve pero instructivo.

Copa Samsung – Clasificatorio Regional LATAM (2)

Copa Samsung – Clasificatorio Regional LATAM (2)

Llegó a su final el clasificatorio regional para la Copa Samsung. Santiago Tabares sorprendió perdiendo en la otra semifinal contra Sebastián Ríos, un jugador mexicano de nivel 2d. Me llamó la atención que hubiera perdido, así que me armé con precaución para la final.

El día anterior a la partida se había publicado en el sitio de la Federación Europea de Go un artículo de Viktor Lin llamado A new perspective on the star point and the implications thereof que analiza cómo, a partir de AlphaGo, se empezó a utilizar la invasión en 3-3 temprano en el fuseki. Según Viktor Lin, esto representa un cambio de paradigma que pone en tela de juicio los conceptos fundamentales que tenemos del go en la actualidad. El artículo es muy interesante y está muy bien escrito, lo que me generó ganas de probar su teoría, vislumbrando un go fresco en el horizonte.

Fue así que decidí intentarlo en la final del clasificatorio contra Sebastián Ríos: en la jugada 6 ya había invadido en san san. Creo que mi oponente se confundió luego de esto, y cometió algunas jugadas fuera de foco (Negro 35 y Negro 51), que le terminaron dando la derrota. La partida fue desprolija por momentos, y me hubiese gustado no contar con tan mala forma en el grupo del sector superior central, pero finalmente pude manejarla.

Estoy bastante orgulloso de haber ganado el torneo, considerando que contaba con oponentes como Andrés Comito, Santiago Tabares y Sebastián Ríos, y creo que sucedió en parte como resultado de mi nuevo enfoque hacia el go, que enfatiza su aspecto lúdico (sobre esto, ampliaremos).

Una vez más, Seúl, allá vamos.

Copa Samsung – Clasificatorio Regional LATAM (1)

Copa Samsung – Clasificatorio Regional LATAM (1)

Este año, nuevamente, la Copa Samsung invita a un representante de Latinoamérica a jugar su clasificatorio en Seúl. Es una de las (muy) pocas oportunidades para amateurs de jugar torneos profesionales, por lo que es interesante aprovecharla.

El año pasado tuve la suerte de clasificar luego de quedar en segundo lugar en el clasificatorio regional, lo que me permitió viajar a Seúl a participar del torneo. Como hecho anecdótico, me permito recordar que dicho torneo fue el disparador para empezar este blog.

En el clasificatorio de este año entré directamente en instancia de semifinales, y me tocó la primera partida contra Andrés Comito, que venía de ganar contra Carlos León Ríos Joels de Perú.

Andrés fue el primer jugador de nivel dan con el que jugué en mi carrera de go. Tiene un estilo que me gusta mucho, y aprendí muchísimo de él a lo largo de los años, por lo que siempre es un placer encontrarlo en un torneo.

La partida fue muy breve (más de lo que debería haber sido, en mi opinión), pero tuvo sus elementos interesantes. Pude ganarla por abandono, por lo que felizmente logré un lugar en la final.

12° Congreso Argentino de Go

12° Congreso Argentino de Go

El fin de semana pasado se realizó el 12° Congreso Argentino de Go, como el año pasado en la sede central de la Asociación Argentina de Go.

Lo organizamos desde la comisión directiva de la AAGo de un modo más bien minimalista, centrándonos en hacer actividades que nos interesaran y que no requirieran un esfuerzo administrativo demasiado alto, dadas las limitaciones de nuestra infraestructura. Así, el congreso duró tres días (29 y 30 de Abril, y 1 de Mayo), y consistió en seis actividades: un torneo de principiantes, un torneo de parejas al azar (en cada ronda se sorteaban de nuevo todas las parejas), la cena de camaradería anual, una charla sobre el torneo PGLATC a mi cargo, otra charla sobre la inteligencia artificial y AlphaGo a cargo de Santiago Tabares, y el tradicional Torneo Franklin Bassarsky.

Una de las rondas del Torneo de Parejas al Azar.
Fernando Aguilar, campeón del Torneo Franklin Bassarsky, ayudando a revisar una partida del torneo.

Como siempre, a nivel competitivo, el Torneo Franklin Bassarsky fue el evento más importante. En mi caso, tuve partidas interesantes contra todos mis oponentes, y pude ganar las primeras tres de forma consecutiva, lo que me habilitó a llegar a la última ronda siendo uno de dos jugadores con tres puntos, disputando el campeonato.

Como era de esperar, allí en la “final” me esperaba Fernando Aguilar, histórico campeón de los torneos del país, y maestro de todos nosotros. Tuvimos una partida interesante, que sentí en un comienzo auspiciosa para mí, pero que se derrumbó prematuramente por una falla conceptual en mi lectura, dando como resultado la muerte de un grupo. Después de esto, intenté recuperarme con una estrategia desesperada de moyo central, pero no hubo manera de compensar la pérdida.

Terminé en segundo puesto por SOS, y con la sensación de que, si bien Fernando aún está lejos, todo el esfuerzo no es completamente en vano.

Comentarios de marzo + BIBA Online Teaching (2)

Comentarios de marzo + BIBA Online Teaching (2)

Marzo no fue un buen mes para mi go. Perdí mi ritmo de estudio, tuve una experiencia no tan buena en BIBA Online, perdí la amplia mayoría de mis partidas, y llegué a la conclusión de que probablemente no voy a ir al WAGC este año. Vamos por partes.

Hasta hace poco, y desde al menos mitad de 2016, logré mantener un buen ritmo de estudio auto-guiado. Siempre lo hice a lo largo de los años, pero últimamente lo había perfeccionado al punto de costarme muy poco mantenerlo. Consistía en utilizar la técnica Pomodoro realizando entre tres y cuatro pomodoros por día, todos los días. En los fines de semana, a eso se agregaban las partidas jugadas, lo que en total sumaba unas doce a quince horas de dedicación semanal. Esto implicaba levantarme a las siete u ocho de la mañana de lunes a viernes para llevar a cabo los pomodoros (entre una hora y media y dos todos los días), antes de ir al trabajo.

Si bien suena como un gran sacrificio, había logrado incorporarlo a mi rutina sin mayores problemas, y lo disfrutaba. A mediados de febrero, y definitivamente, durante marzo, empecé a perder la capacidad de llevar a cabo la rutina. Todos los días me empecé a quedar dormido hasta las nueve de la mañana, a la tarde nunca tenía tiempo, y empecé a sentir una aversión a realizar esos pomodoros. Fue totalmente inexplicable, pero simplemente empecé a no poder hacerlos. Por suerte, a partir de hoy, creo que estoy empezando a revertir esto.

Por otro lado (y tal vez un poco para revertir esto que estaba empezando a suceder) en marzo me anoté al programa de BIBA Online Teaching. Llegando al final del mismo (mientras escribo espero mi partida final, un teaching game con Blackie), puedo decir que no fue una experiencia demasiado interesante. Tal vez en parte por mi estado mental durante el mes, no pude sacarle mucho provecho. Los reviews online no abarcaron todas las partidas jugadas, y tanto la sección de problemas de vida y muerte como las lectures semanales, no estaban integradas al resto del programa (las partidas y reviews). Básicamente, creo que lo único que realmente ofrecía el programa, a un precio muy alto, eran las reviews, algo que con clases particulares es mucho más explotable y más barato. De todos modos, hago un mea culpa de mi estado psicológico durante el mes, que evitó que lo disfrute y que hizo que perdiera varias partidas prácticamente ganadas.

Por último, el plan de ir al WAGC de este año, una idea que venía acariciando desde el año pasado, parece cada vez más lejana gracias a la organización del mismo, que anunció las fechas pero todavía no mandó la invitación oficial, a dos meses del evento. Organizar un viaje de tal magnitud, y conseguir pasajes económicos, en ese plazo, va a ser extremadamente difícil. Así, el que alguna vez fue el torneo amateur más importante para los jugadores occidentales, ahora está demostrando cada vez mayor informalidad, quedándose muy atrás del torneo europeo y norteamericano (que se anuncian un año antes) e incluso del iberoameriano, que este año, por ejemplo, ya está anunciado oficialmente para octubre.

Dejo un ejemplo de cómo perder una partida ganada, y la esperanza de tener un buen abril.