Dongjak Go Academy

Dongjak Go Academy

Mis últimos dos días enteros en Seúl (descontando el mismo día de mi partida, en el que tuve tiempo de hacer algunas cosas, como ir a uno de los famosos baños públicos coreanos) quise pasarlos en una escuela de go coreana, y mi amiga Lee Youngshin 5p me contactó con la Dongjak Go Academy, una escuela de una amiga de ella.

Hasta el momento yo había tenido una sola experiencia en una escuela de go asiática, cuando estuve algunas semanas en el Hon Dojo en Tokio, uno de los dojos más importantes de Japón, en 2013. Esa experiencia no había sido muy buena. El clima de estudio era muy opresivo, y los estudiantes la pasaban bastante mal, sufriendo la exigencia de los maestros que en muchos casos se convertía en maltrato.

El panorama en Dongjak fue completamente diferente. Es evidente que la escuela no se dedica exclusivamente a la formación de profesionales, porque además del grupo avanzado, había jugadores de variados niveles, incluyendo varios amateurs adultos a los que les jugué partidos parejos sin ningún problema.

Por supuesto, además de los niños amateurs, también estaban los niños que pasaban la mayor parte de sus horas allí, pero todos eran muy simpáticos y parecían contentos de estar en ese lugar.

image
image
image
image

Todos los estudiantes se tomaban sus partidas muy en serio y hacían sus tareas diligentemente, cosa que parecía convivir sin problemas con un clima agradable.

Tanto con los niños como con los amateur adultos, la metodología era la misma: me emparejaban con alguien, jugábamos la partida (con o sin reloj) y al terminar casi siempre se acercaba un profesional y la revisábamos. A continuación, otra partida con el mismo oponente o con alguien más. En una sola tarde podía jugar cuatro o cinco partidas en esta modalidad.

Los horarios de la escuela eran de 09:00 a 13:00, una hora de almuerzo, 14:00 a 18:00, una hora de cena, y 19:00 a 21:00. En los dos días que fui, llegué al mediodía y me quedé hasta que cerró el lugar.

image
Grupo de amateurs adultos. Youngshin (derecha) los ayuda a revisar una de sus partidas.
image
Estudiantes avanzados.
image
El salón de nivel avanzado, que se encontraba cruzando la calle.

Respecto a mis partidas, en la amplia mayoría de los casos gané y perdí una partida con cada oponente que me enfrenté, con excepción de mi último oponente, un niño que me ganó dos partidas seguidas. Adjunto una partida interesante que jugué contra un amateur (no pude saber el nombre), en la cual partiendo de la pinza alta de dos puntos en la esquina inferior derecha se dio una combinación de escaleras interesante que, a partir de un error de mi oponente, generó una ventaja insuperable para mí a poco de empezado el juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *