Browsed by
Mes: diciembre 2016

Categoría Pandanet + Pandanet Cup Internet World Amateur Go Tournament (1)

Categoría Pandanet + Pandanet Cup Internet World Amateur Go Tournament (1)

Hace algunos meses se anunció, como todos los años, el Pandanet Cup Internet World Amateur Go Tournament (el nombre, corto y práctico). Es un torneo interesante porque tiene dos fases, preliminar y final, con al menos seis partidas la primera y dos partidas la segunda, lo que permite jugar una buena cantidad de partidas serias y competitivas por internet, algo poco usual.

Para inscribirme en las clases por categoría (A, B, C y D, según nivel de juego), ya que en la Main Class solo tienen chance los jugadores de nivel 6d o superior, necesitaba un perfil con una categoría definida. Decidí armar una cuenta nueva de una categoría estimada de 2d, ya que la anterior estaba desactualizada, y jugar las veinte partidas necesarias para obtener un rank. Sí, 20, un número decididamente exagerado. Y además de exagerado, inútil para definir la categoría con certeza: después de tener 12 partidas ganadas y 8 perdidas, es decir, claramente un saldo positivo contra oponentes de categoría 2d, mi propia categoría se definió como 1d. Difícil entenderlo (aún leyendo esta explicación del sistema), pero en fin, si juego más partidas por rank, después del torneo, pronto debería ajustarse. Si es que eso importa.

Con la categoría de 1d entré a la clase A (1d a 5d) del torneo, que era lo que esperaba, y hoy jugué mi primera partida. El sistema del torneo establece que uno puede jugar contra cualquiera de su clase que se encuentre disponible, y cuando me dispuse a jugar solo encontré un jugador japonés 5d que aceptó jugar. Me pareció bien: después de todo, el objetivo del torneo es tener partidas serias con jugadores fuertes.

Durante la partida, me pareció que mi oponente, aunque más fuerte que yo, era un poco más débil de lo que marcaba su categoría, y creo que jugué de forma aceptable; pude haberle ganado. Después de un descuido importante en el medio juego, terminé con una derrota, pero relativamente conforme. Abajo los comentarios.

The 21st Century Dictionary of Basic Joseki – Takao Shinji 9 dan

The 21st Century Dictionary of Basic Joseki – Takao Shinji 9 dan

Siempre supe que estudiar joseki era una parte fundamental del go, desde mis primeros años de jugador. Sin embargo, relegué ese estudio por mucho tiempo, amparándome en la gran cantidad de guías de estudio o comentarios de personas según las cuales es polémico llevarlo a cabo por varias razones: porque es demasiado difícil, porque el nivel de uno nunca es lo suficientemente alto, porque su estudio debe realizarse por consultas puntuales y no de modo sistemático, etc.

Con ese criterio, durante años dejé el joseki para “más adelante”. En 2012 tuve una aproximación formal al tema cuando tomé clases con Gabriel Benmergui, para quien el tema es absolutamente clave, pero al terminar dichas clases me volví a alejar, reemplazándolo por el estudio de libros de teoría o de partidas profesionales. De esta manera, revisaba los josekis de mis partidas, o alguno en particular encontrado en otro tema, pero no los estudiaba de forma sistemática.

Este año decidí finalmente abordar el tema, después de aceptar que estaba estancado en mi nivel. Además, después de asistir en el mes de mayo a un fin de semana de estudio intensivo en la casa de Fernando Aguilar, me convencí de que era lo correcto. Fernando, como Gabriel, dice regularmente que estudiar joseki tiene muchos más beneficios que el conocimiento teórico del joseki en sí: uno aprende tesuji, vida y muerte, y sobre todo forma, algo que hace, según veo, hace una diferencia notable en el juego de nivel dan.

Cada uno de los tomos tiene cerca de 270 páginas tamaño A4.

Desde abril o mayo hasta ahora empecé el estudio con el libro de referencia de joseki más importantes en la literatura en inglés: The 21st Century Dictionary of Basic Joseki, de Takao Shinji. El libro es una reedición en gran parte reescrita del Dictionary of Basic Joseki, de Ishida Yoshio, publicado en los años ’70 y gran referencia para todos los jugadores veteranos de Occidente. Por mi parte, compré una versión en japonés del Ishida en Tokio, en 2013, el primer tomo del Takao por internet en 2012 y el segundo tomo también en Tokio, en 2013 (casi recién editado). Hasta el momento, venía usando todos esos libros solo de referencia ocasional. En cuanto los encaré más en serio, este año, me llevó unos tres meses leer el primer tomo, y poco más de dos meses el segundo.

Parte del índice del primer tomo.

El primer tomo contiene todos los joseki de komoku (3-4), y el segundo tomo los de hoshi (4-4), mokuhazushi (5-3), takamoku (5-4) y san-san (3-3), lo que hace que el adjetivo “basic” le quede un poco chico al título. Realmente el libro es muy completo y exhaustivo, y su abordaje es sistemático, viajando por las variantes de un modo muy lógico.

Algo a tener, en cuenta, sin embargo, es que el fuerte del Takao no es la pedagogía. O que, al menos, no utiliza una pedagogía de características occidentales. Puede parecer, hasta entender la mecánica del libro, que en algunos momentos hay baches en las explicaciones, o que las mismas dejan a uno con preguntas que no están respondidas.

Por un lado, esto es casi inevitable, porque es imposible explicar todas las jugadas de una secuencia de, digamos, entre cuatro y treinta jugadas dependiendo del joseki, sin escribir un tomo entero por cada diagrama, o volverse insoportablemente denso. Por otro lado, esto responde a una pedagogía muy japonesa, en la cual es parte fundamental de cualquier estudio generar esas preguntas para que el estudiante, por su cuenta, trabaje en ellas. Esto lo he visto cuando estudié en Japón y, también, en ocasiones realizando estudios de idioma japonés. Fue Fernando Aguilar, en aquella sesión intensiva en su casa, quien me hizo notar que lo que yo veía como agujeros en el libro era en realidad la aplicación de esta modalidad pedagógica.

Páginas de ejemplo, con algunas de mis anotaciones.

Teniendo esto en cuenta, y entrando en esa mentalidad, se puede sacar mucho provecho al libro. La clave es buscar reflexionar sobre cada joseki, y no leerlo como si ya estuviera digerido. Esto, llevado un nivel profundo, es mucho más de lo que yo hice con los dos tomos, y no se agota con una primera lectura. Mi plan, por otro lado, no era agotarlos. A continuación, siguiendo mi estudio de joseki con otros libros que ya tengo en mi biblioteca (próximamente, más información), la idea es volver constantemente al Takao y re-estudiar cada joseki de nuevo, cuando la referencia del nuevo estudio lo requiera.

Así, de a poco, tal vez supla esta falta que vengo arrastrando hace tanto tiempo.

Pandanet Go Latin American Team Championship – 2° Ronda (México)

Pandanet Go Latin American Team Championship – 2° Ronda (México)

Desde el mes de Noviembre, Pandanet auspicia el Pandanet Go Latin American Team Championship, una liga por equipos representantes de países de Latinoamérica, realizada al estilo de la European Team Champs o la AGA City League. El torneo se realiza casi por completo por Pandanet, exceptuando la final que, jugada por los dos equipos con mayor puntaje al final de la liga, es presencial durante el próximo Torneo Iberoamericano, auspiciados los pasajes y los gastos de los jugadores por Pandanet.  Es una iniciativa muy buena para la región, que nos pone un poco más en contacto entre los países y suma una nueva instancia de competencia para la región.

Fui elegido capitán del equipo argentino por la Comisión Directiva de la Asociación Argentina de Go, y mediante una clasificación por medio de los resultados del Torneo Argentino 2015 y de un torneo clasificatorio ad hoc, armé un equipo de ocho jugadores, incluyéndome, que promete mucho. En cada fecha, tengo que elegir a tres jugadores de nuestro equipo para enfrentarse al equipo oponente.

La primera fecha no fue particularmente difícil, y pudimos ganarla 3-0 contra Perú.

Ayer, sin embargo, tuvimos el match con uno de los oponentes más duros del torneo, México. Armé el equipo con lo mejor que tenemos: Fernando Aguilar 7 dan en el primer tablero, Santiago Tabares 3 dan en el segundo, y quien escribe en el tercero. Esta última decisión me costó tomarla, pero creo que fue acertada. México, por su parte, presentó también a sus tres jugadores más fuertes: Abraham Florencia 5 dan, Emil García 5 dan, y Vladimiro González 4 dan. Fernando había perdido con Abraham hacía poco tiempo, y Santiago había jugado una sola vez contra Emil, en un clasificatorio por la Copa Samsung en 2014, y también había perdido. Yo nunca había jugado con Vladimiro.

No sabía muy bien qué esperar de Vladimiro, aunque Santiago me había dicho que él le había ganado en varias ocasiones. Tuve problemas para entrar mentalmente en la partida en un principio, y usé gran parte de mi tiempo en llegar a la concentración necesaria, pero después de eso fue todo relativamente fluido. Vladimiro jugó varios overplay seguidos y, fallando en la lectura, perdió dos grupos antes de las primeras cien jugadas. La decisión difícil de elegirme a mí mismo como jugador, entonces, rindió su fruto.


Estaba contento por haber ganado mi partida, pero la alegría se disipó pronto cuando vi los resultados de mis compañeros. Fernando perdió contra Abraham por 9,5 puntos, en un partido en el que, según Fernando, Abraham jugó muy bien. Santiago, por su parte, aunque había empezado bien, cometió un error de lectura en byo yomi y terminó perdiendo por 4,5 puntos contra Emil.

Así que, finalmente, perdimos el match 1-2. Es un golpe duro, porque ahora no tenemos margen de error si queremos llegar a la final, y todavía quedan muchos oponentes difíciles. Oponentes difíciles, sí, como nosotros.

Torneo Argentino de Go – Rondas 5 a 8

Torneo Argentino de Go – Rondas 5 a 8

Durante las últimas rondas del Torneo Argentino dejé de escribir en el blog porque tuve algunos problemas técnicos (varios aún no resueltos) sobre el posteo de partidas, y porque no me hice el tiempo de escribir. Fueron semanas agitadas, y el torneo sumado a la vida complicó un poco las cosas.

Para adelantarme al final de la historia: finalmente quedé tercer puesto del torneo, lo que me llevó a terminar también en tercer puesto del ranking argentino (our very own ATP). No sé si terminé aprendiendo mucho del torneo, pero básicamente hubo dos hechos importantes: 1. que no pude cumplir mi objetivo, que era ganarle a Tabares (ver ronda 4); 2. que jugué una partida de torneo contra Fernando Aguilar por primera vez. Había jugado otras veces con él, pero nunca en torneo.

Las partidas de las rondas 5 y 6 (contra Aníbal Gómez de la Fuente y Fernando Rivero, respectivamente), fueron desparejas. La de Aníbal no tuvo nada demasiado interesante, él se equivocó burdamente en el fuseki Kobayashi, y a partir de entonces intentó jugar overplays reiteradas veces para suplir el error. En menos de cien jugadas la partida estaba terminada.

Respecto a la 6ta ronda, Fernando Rivero dio un partido más difícil. Transformó un enorme moyo central en un territorio muy grande, que terminaba definiendo el partido a mi favor por lo que calculé eran menos de cinco puntos cuando, casi al final del yose, se descuidó y no vio un tesuji que reducía ese territorio más de un tercio. Terminé ganando por abandono.

La partida contra Aguilar, en la semifinal del torneo, fue la más interesante de las que jugé en el TAG. Durante buena parte de la misma, sentí que lo tuve “a tiro”, algo que me sorprendió gratamente (aunque según Gabriel Benmergui, con quien la revisé más tarde, estaba lejos de eso). Logré mantener un grupo suyo bajo ataque lo suficiente como para construir un buen territorio en el sector superior derecho, pero al final un mal aji que tenía pendiente en la esquina inferior derecha fue activado, y terminé perdiendo por abandono. La moraleja, sin embargo, fue que se puede aspirar a ganarle en el futuro.

Por último jugué la partida del tercer puesto, que como debe ser en una partida de esas características, no me entusiasmó demasiado. Nuevamente se trató de explotar un terrible aji que mi oponente, Francisco d’Albuquerque, había descuidado en el rincón superior derecho del tablero. Cuando lo hice, respondió mal y se vio forzado a abandonar.

En general, puedo decir que este año el TAG me dio la satisfacción de llegar al podio, pero a la vez la frustración de no llegar al objetivo planteado. El próximo año, veremos.