Torneo Argentino 2017

Torneo Argentino 2017

Este año el Torneo Argentino me agarró con la motivación baja luego de la mala experiencia en la Copa Samsung. Dicha experiencia me afectó de tal manera que entre los dos torneos mi actividad relacionada con el go fue casi nula.

Así, mis expectativas eran, más que buscar resultados, investigar mi relación actual con el go. Jugué el torneo viendo si me podía volver a motivar, y si lograba relacionarme con las partidas que jugaba.

El torneo tuvo dos elementos objetivos que lo hicieron muy particular: por un lado, que fue de modalidad presencial, algo que no se hacía desde muchos años atrás. Constó de seis rondas distribuidas en tres días, a razón de una ronda a la mañana y otra a la tarde, con tiempo de 1h + 20 x 15min. Todas las partidas fueron en el Club Fénix de Villa Devoto. Por otro lado, que enviaron desde la Hankuk Kiwon de Corea a Lee Eodeokdung 1p, un joven y simpático profesional de 19 años de edad que yo había conocido en mi última visita a Corea. El rol de “Dung” era revisar nuestras partidas y dar algunas clases, algo que cumplió de forma excelente.

Mis partidas no fueron muy buenas. Casi pierdo con dos oponentes más débiles que yo a causa de descuidos fuertes en mi juego, y jugué un auténtico desastre contra Fernando Aguilar. Además, perdí una vez más contra Santiago Tabares, aunque en una partida no completamente indigna. La adjunto incompleta por falta de memoria de ambos a la hora de reproducirla varios días después.

En términos de resultados, entonces, logré cuatro triunfos y dos derrotas (contra Fernando y contra Santiago), por lo que terminé en 5to lugar.

Los resultados finales del torneo.
Dung en una revisión de partida del torneo.

Más allá de los resultados o de la calidad de las partidas jugadas, la experiencia me sirvió para devolverme algo de la motivación perdida, y de la capacidad de mirar al go con ojos de principiante y de curiosidad absoluta. Con esto de vuelta en mí, mis objetivos empezaron a mutar hacia un paradigma de crecimiento personal en el juego, y no tanto de resultados. En este cambio de paradigma me encuentro ahora.

Es un buen punto de partida para prepararme para el próximo hito, a menos de dos meses de distancia: el Congreso Iberoamericano de Go.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *