Browsed by
Etiqueta: equipamiento

Ōkubo Goban Ten

Ōkubo Goban Ten

Desde que empecé a jugar al go quise tener buen equipamiento de juego. Me obsesionaba sobre todo tener gokes de madera y piedras reales, porque lo que tenía disponible en Argentina eran solo piedras de plástico, en pequeños recipientes del mismo material, para nada atractivos ni al tacto ni a la vista.

Antes de viajar a Japón averigüé bien en dónde podría comprar equipamiento, y di con Ōkubo Goban Ten, una tienda especializada en equipamiento de go y shogi cerca de Shinjuku.

Fui un día de semana a la tarde, y me costó encontrarla. La ubicación en el mapa que daba Google al poner su dirección estaba desviada por varias cuadras, y finalmente solo pude encontrar el lugar con ayuda de los vecinos y comerciantes, que como siempre en Japón, al verme perdido ofrecían su asistencia.

En cuanto llegué, fue fácil reconocerlo desde la entrada.

El lugar resultó ser hermoso, repleto de material de todos los niveles de calidad: gobanes, tableros de mesa de diferentes maderas, piedras de diferentes espesores, sets de viaje, etc.

Tableros de mesa y de piso.
Piedras de slate and shell de diferentes espesores y precios acordes.
Sección de shogi.

El hombre que atendía era muy simpático y, si bien hablaba muy poco inglés, nos entendimos bien. Le expliqué que quería un set completo y la cantidad de plata de que disponía, y me mostró varias opciones. Me decidí por un tablero de piso de shin-kaya, y unos buenos gokes de madera y piedras de buena calidad (aunque no las más gruesas). Estimo que las piedras y los gokes pueden durar toda una vida.

A la izquierda, el set adquirido.

Me enviaron todo ese mismo día al hotel en el que me estaba quedando, y enseguida me enfrenté al problema de tener que dejar cosas en Japón (básicamente, alguna ropa vieja) para hacer lugar en la valija. Un problema muy agradable.

NOTA desde el futuro: el tablero de piso no funcionó para mi occidental vida. Si bien es muy lindo, no es compatible con el resto del mobiliario y con nuestras costumbres físicas, y se hace incómodo. En 2015, de nuevo en la misma tienda, compré un tablero de mesa de hon-kaya.