Browsed by
Etiqueta: PGLATC

1° Congreso Latinoamericano de Go

1° Congreso Latinoamericano de Go

Entre el 13 y 16 de Octubre tuvo lugar el 1° Congreso Latinoamericano de Go en Cancún, México. El evento fue una continuación expandida del tradicional Campeonato Iberoamericano de Go, que se mantuvo como tal y estuvo escoltado por una serie de otras actividades. Estas otras actividades fueron: la ronda final del Pandanet Latin American Team Championship (PGLATC), un torneo de parejas, un torneo juvenil, y una serie de actividades de enseñanza, clases y simultáneas a cargo de los ocho jugadores profesionales de Asia, Europa y Norteamérica que asistieron al evento.

El salón de juego principal. A la derecha, la zona de charlas y conferencias.
Una de las actividades paralelas: el seminario de formación de docentes dictado por KIBA.

En general resultó ser un evento cargado de actividades en tres días intensos, que por momentos resultó un tanto agotador y me hizo extrañar la sencilleza y la calidad del Ibero de 2014 en Ecuador que, girando alrededor de un solo evento, fue una experiencia en muchos sentidos más fácil de atravesar.

El banner que anunciaba la final del PGLATC.

Como capitán y tercer tablero del equipo argentino del PGLATC, fui invitado al evento para disputar la final del torneo junto a Santiago Tabares y Fernando Aguilar, después de quedar en segundo lugar al terminar la polémica ronda final del torneo. Esto me habilitó, con casi todos los gastos pagos, a jugar los dos torneos y a participar de la mayoría de las actividades.

La realidad es que mi estado mental relativo al go todavía no era bueno al viajar al evento. Venía de tener mal rendimiento en Seúl y en el Torneo Argentino, y sobre todo seguía sintiendo que jugaba peor de lo que podía jugar, perdida totalmente la motivación por el juego. Consideré que México era, tal vez, una oportunidad para recuperar todo esto, pero visto en retrospectiva la verdad es que no estaba listo para jugar torneos grandes, y lo correcto hubiera sido no asistir al evento, y enviar en cambio al cuarto tablero en mi lugar. Una mezcla de wishful thinking y de no querer quedarme afuera de la final que, en alguna medida, yo había construido, me llevó a tomar la decisión de participar.

Como consecuencia, era esperable que mis resultados no fueran buenos. En el torneo principal logré hacer sólo 3 puntos de 6, perdiendo contra algunos oponentes contra los que, en otras circunstancias, podría haber ganado. Pero lo que más me dolió fue que, en la final del PGLATC, tampoco pude rendir.

El encuentro se organizó de la siguiente manera: Fernando Aguilar vs. Abraham Florencia, Santiago Tabares vs. Emil García, y quien escribe vs. Sebastián Ríos de Icaza. Los primeros dos partidos del match eran claramente difíciles, pero el tercero había resultado un poco menos desafiante que lo esperado: el tercer tablero de México era originalmente Vladimiro González, ex campeón iberoamericano y uno de los jugadores mexicanos más fuertes. Si bien había ganado contra Vladimiro en la segunda ronda del torneo, sabía que era más fuerte que yo y que el partido sería difícil. Sin embargo, él no pudo asistir y su reemplazo fue Sebastián, de categoría un poco más baja. Además, contra Sebastián había ganado pocos meses antes, en la final del clasificatorio a la copa Samsung. No me había impresionado como alguien fuerte, por lo que cuando me enteré que él era mi oponente, pensé que tenía chances de ganar.

La verdad es que en ningún momento en el partido me sentí cómodo y, en reglas generales, estuve muy poco inspirado. Jugué de una forma mecánica y fui el primero de los tres en terminar de jugar, perdiendo por abandono. No tengo registro de la partida. A continuación, Fernando le ganó a Abraham, y un rato después Santiago perdió con Emil. Así que, por un punto, perdimos la final y quedamos en segundo lugar.

Más allá de no haber rendido en el momento clave, creo que el equipo hizo un buen papel a lo largo del torneo, y promete quedarse con alguna de las ediciones próximas del torneo. Como enseñanza, fruto de mis resultados a lo largo de todo el torneo, creo que se puede concluir que ser a la vez capitán y jugador puede resultar en una presión y una carga demasiado grande, no recomendable.

Por fuera del go, pudimos visitar las playas del Caribe y una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno, el Chichen Itzá.

Como siempre, el go dará revancha.

Las famosas playas del Caribe.
El Chichen Itzá.
Pandanet Go Latin American Team Championship – 9° Ronda (Chile)

Pandanet Go Latin American Team Championship – 9° Ronda (Chile)

El domingo pasado fue la novena y última ronda del Pandanet Go Latin American Team Championship, en la cual el equipo argentino jugó con el chileno. No escribí mucho sobre este torneo, del cual fui capitán, porque me generó muchas frustraciones como jugador, y un par de partidas tan malas que no quise volver a mirar. Pero la realidad es que nuestro equipo llegó a la última ronda con un pie adentro de la final, que se realizaría de forma presencial durante el 1° Congreso Latinoamericano de Go en Cancún, México, con los costos cubiertos por el spónsor, Pandanet.

La tabla al momento de jugar la 9° ronda.

Como se ve en la tabla, al momento de jugar contra Chile Argentina ocupaba el segundo puesto, a 1 punto de México con una diferencia de 2 board points, y a un punto de Chile y Colombia, en tercer puesto, por la misma diferencia de 1 punto y 2 board points. Es decir, que aún perdiendo el punto, Argentina podía mantener su segundo puesto y clasificar a la final, siempre y cuando ganara al menos 1 board point que le permitiera desempatar con Chile por el segundo puesto.

Entonces, como dije más arriba, era difícil no clasificar, ya que una victoria de Chile por 3-0 era improbable comparando “en los papeles” a nuestros jugadores. Pero esa aparente facilidad para clasificar solo podía acrecentar nuestra presión, así como la voluntad de Chile de jugarse el todo por el todo y luchar ferozmente por sus tres puntos.

Elegí la que siempre consideré la mejor formación para Argentina durante el torneo: Fernando Aguilar, Santiago Tabares, y yo mismo. Es decir, los tres mejores rankeados hasta el momento en el RANGO de la AAGo. En el anterior partido que habíamos jugado en esta formación, contra Colombia, tanto Fernando como Santiago habían ganado, mientras que yo había perdido. En el anterior a ese, contra México, la fórmula había sido inversa. Por su parte, Chile también envió a su mejor formación: Avelio Sepúlveda 6d, Nicolás Schroeter 2d, e Ignacio Iglesis 2d, confirmando la sospecha de que se iban a jugar todo.

El match estuvo repleto de irregularidades, y las cosas empezaron mal desde el principio. El segundo tablero de Chile anunció que tenía una demora de veinte minutos, por lo que solo nuestros primeros tableros empezaron a jugar (Fernando Aguilar vs Avelio Sepúlveda). En la segunda jugada de ese partido, Avelio tuvo un missclick. Fernando le concedió deshacer la jugada, pero como el undo no estaba habilitado (por una restricción de la sala de torneo), tuvieron que volver a empezar.

Cuando llegó Schroeter, a las 22.25, empezaron los otros dos partidos. En el mío con Ignacio, que jugué horriblemente, Ignacio perdió la conexión dos veces. Unas veinte jugadas después, el servidor indicó que Ignacio había perdido por abandono. Él, confundido y aún conectado a Pandanet, no entendía cómo había sucedido eso. Concedí retomar la partida, por códigos, y porque no hubiese tolerado ganar así (en el tablero estaba perdiendo). Finalmente, perdí por abandono.

La segunda partida en finalizar fue la de Fernando y Avelio. Según Pandanet, Fernando ganó por 1/2 punto, pero apenas terminó la partida, el capitán de Chile y varios jugadores más declararon que había habido un error. Al parecer, a Avelio le figuraba que había ganado él mismo (de la veracidad de esta declaración tengo mis serias dudas), y había una piedra no marcada como muerta que daba la partida a Avelio también por 1/2 punto. Estábamos todos muy confundidos, y el resultado de esta partida quedó incierto por más de media hora.

Mientras tanto, Santiago Tabares estaba jugando con Nicolás Schroeter una partida que había empezado desfavorable para Santiago, pero que estaba dando vuelta. Justo después de que él jugara en el punto vital de un gran grupo de Nicolás (prácticamente matando al grupo), el chileno perdió por tiempo. Enseguida el capitán de Chile reclamó que al reloj de Nicolás todavía le quedaban dos segundos, por lo que la derrota por tiempo no era válida.

Es decir, las tres partidas fueron irregulares (una desconexión, un error de conteo de software, y un problema de tiempo con el servidor), por lo que las elevamos al director del torneo, Emil García. La decisión final, luego de debatir hasta la 1.30 de la mañana, fue que la partida de Fernando fue concedida a Avelio (porque contando los puntos por cualquier medio, la victoria era de Avelio por 1/2 punto), la mía fue concedida a Ignacio, y la de Santiago fue concedida a Santiago. Así, quedamos con un punto.

Es muy insólito que, mirando los registros de cada jugador en Pandanet, Argentina sería el ganador por 3-0 pero terminara perdiendo 2-1, pero así es como queda en las actas. En lo personal, luego de conceder mi partida por desconexión, el missclick de la partida de Fernando y el conteo erróneo de la misma partida (en la que, dicho sea de paso, se obtuvo un resultado distinto al acordado por ambos jugadores, algo extremadamente irregular), el reclamo por la de Santiago me pareció un recurso desesperado del equipo chileno, y muy fuera de lugar.

Respecto a mi partida, fue de un nivel muy bajo y la perdí muy rápido. Esta partida, junto con la que perdí contra Felipe Moreno, de Colombia, me dejó un sabor a bajísimo rendimiento como jugador en el torneo. Analizando la situación en retrospectiva, llego a la conclusión de que la duplicación de roles, como jugador y como capitán, fue demasiado para mi estado psicológico, la debilidad principal de mi juego. En estas dos partidas, simplemente no llegué a un nivel de concentración adecuado para jugar en mi mejor forma, perdiendo puntos importantes para el equipo.

En conclusión, obtuvimos el punto que necesitábamos, aún perdiendo el match, y clasificamos a la final con lo mínimo posible. Tengo la esperanza de que jugando en persona el último match, ya liberado de mi función de capitán, pueda ofrecer un mejor nivel. También tengo la esperanza de que, acorde al objetivo planteado al inicio del evento hace ya ocho meses, ganemos el torneo. El paso a México ya lo dimos.

Adjunto las tres partidas del match, con comentarios sobre la propia.

Pandanet Go Latin American Team Championship – 2° Ronda (México)

Pandanet Go Latin American Team Championship – 2° Ronda (México)

Desde el mes de Noviembre, Pandanet auspicia el Pandanet Go Latin American Team Championship, una liga por equipos representantes de países de Latinoamérica, realizada al estilo de la European Team Champs o la AGA City League. El torneo se realiza casi por completo por Pandanet, exceptuando la final que, jugada por los dos equipos con mayor puntaje al final de la liga, es presencial durante el próximo Torneo Iberoamericano, auspiciados los pasajes y los gastos de los jugadores por Pandanet.  Es una iniciativa muy buena para la región, que nos pone un poco más en contacto entre los países y suma una nueva instancia de competencia para la región.

Fui elegido capitán del equipo argentino por la Comisión Directiva de la Asociación Argentina de Go, y mediante una clasificación por medio de los resultados del Torneo Argentino 2015 y de un torneo clasificatorio ad hoc, armé un equipo de ocho jugadores, incluyéndome, que promete mucho. En cada fecha, tengo que elegir a tres jugadores de nuestro equipo para enfrentarse al equipo oponente.

La primera fecha no fue particularmente difícil, y pudimos ganarla 3-0 contra Perú.

Ayer, sin embargo, tuvimos el match con uno de los oponentes más duros del torneo, México. Armé el equipo con lo mejor que tenemos: Fernando Aguilar 7 dan en el primer tablero, Santiago Tabares 3 dan en el segundo, y quien escribe en el tercero. Esta última decisión me costó tomarla, pero creo que fue acertada. México, por su parte, presentó también a sus tres jugadores más fuertes: Abraham Florencia 5 dan, Emil García 5 dan, y Vladimiro González 4 dan. Fernando había perdido con Abraham hacía poco tiempo, y Santiago había jugado una sola vez contra Emil, en un clasificatorio por la Copa Samsung en 2014, y también había perdido. Yo nunca había jugado con Vladimiro.

No sabía muy bien qué esperar de Vladimiro, aunque Santiago me había dicho que él le había ganado en varias ocasiones. Tuve problemas para entrar mentalmente en la partida en un principio, y usé gran parte de mi tiempo en llegar a la concentración necesaria, pero después de eso fue todo relativamente fluido. Vladimiro jugó varios overplay seguidos y, fallando en la lectura, perdió dos grupos antes de las primeras cien jugadas. La decisión difícil de elegirme a mí mismo como jugador, entonces, rindió su fruto.


Estaba contento por haber ganado mi partida, pero la alegría se disipó pronto cuando vi los resultados de mis compañeros. Fernando perdió contra Abraham por 9,5 puntos, en un partido en el que, según Fernando, Abraham jugó muy bien. Santiago, por su parte, aunque había empezado bien, cometió un error de lectura en byo yomi y terminó perdiendo por 4,5 puntos contra Emil.

Así que, finalmente, perdimos el match 1-2. Es un golpe duro, porque ahora no tenemos margen de error si queremos llegar a la final, y todavía quedan muchos oponentes difíciles. Oponentes difíciles, sí, como nosotros.